Menu1

Seminario de Electropolución y sus efectos sobre el ser humano

Como parte de la formación brindada desde la Secretaria Técnica de CePETel, se organizó en la Universidad Tecnológica Nacional – Facultad Regional Buenos Aires el Seminario sobre Polución generada por Ondas Electromagnéticas, a cargo del Ingeniero Néstor Hugo Mata docente y director del grupo de estudios de bioingeniería GEBI y especialista en el tema.

Cerca de 150 personas asistieron el día lunes 19 al seminario sobre polución de ondas electromagnéticas, organizado por el Sindicato de los Trabajadores de las Tecnologías de la Información y la Comunicación en la UTN – FRBA. El mismo se desarrolló en el marco de la formación que el CePETel promueve hacia sus afiliados, así como la apertura del conocimiento de los mismos hacia la sociedad en general, impulsando además el cuidado del medioambiente para una mejor calidad de vida.

En el caso de las radiaciones electromagnéticas no ionizantes, entendiendo cabalmente los potenciales beneficios de las mismas en el desarrollo social, el CePETel defiende la aplicación del Principio Precautorio en todos los casos en los que no se tengan pruebas concluyentes de la inocuidad de la aplicación de tecnologías. Como parte de la exposición el Ingeniero Mata hizo un recorrido sobre los efectos biológicos nocivos (cáncer, tumores, disminución de la memoria, etc.) generados en los seres humanos por las ondas electromagnéticas, propias de las tecnologías de la comunicación actual.

Como puntos claves el docente destacó la obsolescencia la de normativa en nuestro país, la cual contempla solo los efectos térmicos de corto plazo, pero no los efectos biológicos de las ondas electromagnéticas. Así también, destacó la falta de mediciones correctas al momento de definir los efectos directos de la utilización de las nuevas tecnologías (antenas de celulares, radios y TV) como también la falta de medidas precautorias contra el uso excesivo de elementos electrónicos, celulares en especial.

En el recorrido de su exposición responsabilizó a las empresas telefónicas de no colaborar en el control del uso de la tecnología, y también de sesgar las muestras para favorecer sus negocios.